La razón por la que no me gusta conocer a gente nueva

Cada vez que conozco a una persona nueva, siempre se repite la misma historia.
A: ¿De dónde eres? Yo: De Corea A: Del norte o del sur? A: ¿De dónde eres?
Yo: Nací en Seúl.
A: Hablas inglés muy bien.. ¿Dónde lo aprendiste?
Yo: Viví en Luisiana, Pensilvania, Boston..
A: Ah, ¿hay militares en tu familia?
Yo: No.
A: ¿Dónde estabas antes de venir a Nueva York?
Yo: Barcelona.
A: ¿Estudiabas alli?
Yo: No, estuve trabajando.
A: ¿Haciendo que?
Yo: Project management.
A: ¿En que industria?
Yo: Traducción y localización.
A: Ah.. Entonces traducías entre inglés, coreano, y español?
Yo: No.
A: ¿No me dijiste que trabajabas en el mundo de la traducción?
Yo: Sí, pero estuve haciendo project management.
En España, me molestaba cuando la gente asumía que era inmigrante china, trabajando en una tienda o restaurante con tan solo mirar mi cara. (En España cuando dije que vivía en Pensilvania, un chico me pregunó si había visto “las Draculas” en Transylvania! Esa fue la primera vez que alguien me preguntó eso.) Ahora, estoy harta de ser repetitiva, responiendo siempre a las mismas preguntas. JAJA. ¡Qué ironía!

Leave a reply